jueves, 14 de abril de 2011

GORCH FOCK



En 1913 el astillero danés Frederikshavns og Værft flydedok, al noroeste de Dinamarca, comenzó la construcción del MORTEN JENSEN, una goleta de cuatro palos encargada para ser utilizada como carguero. Durante los nueve años siguientes fue cambiando de manos, nombre y bandera, incluida la captura por parte de un submarino alemán y vendido a propietarios alemanes. En 1922 lo adquirió la Marina alemana para sustituir a los buque-escuela que habían sido entregados a los aliados como botín de guerra. Entró en astilleros para hacerle las reparaciones pertinentes entre las que destacó la eliminación de uno de sus palos, pasando a tener tres, y fue bautizada con un nombre muy poco propicio: NIOBE, personaje mitológico lleno de desgracias. En 1932, en una travesía que le había llevado cerca de Fehmarn, isla alemana del Báltico, se consumó la tragedia. Aquel caluroso 26 de julio, pleno verano, se levantó una gran tormenta repentina que embistió cruelmente al velero y lo hizo zozobrar. Las elevadas temperaturas habían llevado a la tripulación a tener todas las escotillas y portillos abiertos, lo que se convirtió en una trampa mortal al hundirse rápidamente; y como a aquella de quien había tomado su nombre el capricho de los dioses le arrebató a todos sus hijos, el NIOBE también perdió a 69 de sus tripulantes a manos de Poseidón.


Tras llorar a los muertos del desastre del NIOBE, se decidió sustituirlo inmediatamente. Así que, el GORCH FOCK (*), el primero, una corbeta de tres palos, fue botado el 3 de mayo de 1933 y se armó el 27 de junio. Se tardó sólo cien días en su construcción. Fue el primero de una serie de buques-escuela a vela, proyectados y construidos por Blohm & Voss de Hamburgo, para la continuidad de la tradición alemana caracterizada por la buena formación de sus marineros. Inició su labor docente y así lo encontró la Segunda Guerra Mundial.

El 1 de mayo de 1945 su tripulación lo hundió en Rügen, en aguas poco profundas para no ser capturado por los rusos. Fue recuperado en 1948 por la Marina soviética, y, una vez restaurado, fue rebautizado con el nombre de TOVARISHCH. Tras diversas peripecias eminentemente económicas, el 29 de noviembre de 2003 recuperó su primer nombre: GORCH FOCK.

Acabada la Segunda Guerra Mundial, la Marina alemana se reorganizó, y una de las primeras decisiones que se tomó fue la de construir un nuevo buque-escuela a vela. Para ello se le encargó nuevamente a los prestigiosos astilleros hamburgueses Blohm & Voss la fabricación de un nuevo velero de la clase Gorch Fock, igual a sus predecesores perdidos en la guerra, el HORST WESSEL (ahora EAGLE), el ALBERT LEO SCHLAGATER (actual SAGRES) y el MIRCEA (exactamente igual al primer GORCH FOCK), para lo que se utilizarían los mismos planos.

A finales de la década de los cincuenta se comenzó la construcción de una corbeta de tres palos con un casco de acero de 89,32 metros de eslora, 12 metros de manga y un calado de 5 metros. Fue botado el 25 de agosto de 1958 con el nombre de GORCH FOCK en recuerdo de su antecesor, y una vez terminado de armar presentó un arqueo de 1.760 toneladas y 45 metros de puntal. Aunque tiene una superficie vélica de 1.952 m² le fue instalado un motor auxiliar Deutz MWM de 1.600 cv. El trágico hundimiento de la bricbarca alemana PAMIR acaecido en 1957 impulsó la introducción de más compartimentos estancos y una mayor capacidad de recuperación en caso de escora.


Su interior está pensado para acoger a una tripulación compuesta por 240 personas, 80 entre oficiales y marineros, y 160 cadetes.

Comenzó así la andadura de este nuevo buque-escuela llevando su hermosa estampa marinera por muchos puertos del mundo. Entre 1987 y 1988 le dio la vuelta al mundo y entre 1996 y 1997 hizo un viaje de ida y vuelta a Bangkok que duró 343 días. Participa habitualmente en competiciones de barcos de alto bordo rivalizando con todos los veleros más célebres conocidos.

Con el paso del tiempo se le han ido aplicando numerosas reformas. En 1991 se le instaló aire acondicionado, pero lo más llamativo quizá, fue la retirada del amianto que había sido utilizado en su fabricación; también se cambió su motor por otro diesel de seis cilindros de 1.220 kw., para conseguir una velocidad de 13,7 nudos.


Un gran protagonista en la vida marinera del GORCH FOCK ha sido su mascarón de proa. En un principio se le colocó un albatros de madera que lució en su proa durante varios años sin ningún problema, pero en una tormenta se perdió y a partir de ahí tuvo que ser reemplazado varias veces. En 1969 fue sustituido por uno de poliéster que era más ligero. En el año 2000 fue reemplazado por otro de madera, volviendo a los orígenes, pero en diciembre de 2002 se perdió en una tormenta. Su sustituto fue también de madera. También en diciembre de 2003 otra tormenta lo destrozó. El 24 de febrero de 2004 le fue colocado un albatros nuevo de fibra de carbono reforzado con poliéster, hasta ahora no nos hemos tenido conocimiento de que haya sufrido más percances.

En 2010 el GORCH FOCK saltó a los medios de comunicación de medio mundo por un doloroso suceso: una cadete cayó desde uno de los mástiles falleciendo en el acto cuando se hallaban atracados en el puerto de Salvador de Bahía, Brasil. Este hecho hizo que el resto de los cadetes se rebelaran denunciando tratos absolutamente incompatibles con la dignidad y el honor de las personas. El Ministerio de Defensa alemán tomó cartas en el asunto inmediatamente, suspendiendo el curso y ordenando que el velero regresase a su puerto base, Kiel, para iniciar las pesquisas pertinentes, no zarpando nuevamente hasta que todo no fuese aclarado, teniendo en cuenta que las acusaciones son de enorme gravedad.

Estos sucesos, de ser probados, ensucian el buen nombre de un navío del que el pueblo alemán se siente orgulloso, de hecho, los billetes de diez marcos lucían al GORCH FOCK. Todo debe aclararse lo antes posible para que regrese a su ejercicio docente y los futuros oficiales puedan sentirse orgullosos de haberse preparado en una nave por la que ya han pasado más de quince mil cadetes.

Buena mar y buena suerte GORCH FOCK.

(*) seudónimo del novelista y poeta alemán Johann Kinau, un enamorado del mar que murió en 1916 durante la Batalla de Jutlandia.

© Coral González