sábado, 10 de octubre de 2009

MCS FANTASÍA


Lujo sobre el mar

Los astilleros Aker Yards (actualmente denominados STX Europe) de Saint Nazaire, en Francia, han constituido la cuna de los cruceros que han sido concebidos con la vocación de ser si no los más grandes del mundo en tamaño, si de los más importantes en calidad. Se materializa así la intención de la naviera MSC Cruceros de crear una importante flota para satisfacer la demanda de todos los aficionados a este tipo de viajes de recreo. MSC Cruceros contaba en el año 2003 tan solo con tres barcos, pero un proyecto de desarrollo, con un plan de inversión total de 5.500 millones de euros, les llevará a tener en 2010 doce buques a cual más bello y lujoso, convirtiéndola en la empresa de mayor crecimiento del mundo y poseedora de la flota más moderna y joven de todas cuantas haya.

Actualmente la flota de trasatlánticos de MSC Cruceros está compuesta por los siguientes buques:

MSC MELODY: Fue el primero en ser construido (2003), y es el crucero más clásico de la flota.
MSC LÍRICA (2003), MSC OPERA (2004), MSC ARMONÍA (2004) y MSC SINFONÍA (2005): Pertenecen a la clase “Lírica”. Tienen un desplazamiento de 60.000 toneladas y capacidad para 2.200 pasajeros cada una de las unidades.
MSC MÚSICA (2006), MSC ORCHESTRA (2007) y MSC POESÍA (2008): Pertenecen a la clase “Música”. Mayores en tamaño que los anteriores, tienen un desplazamiento de 90.000 toneladas y capacidad para 3.000 pasajeros.
MSC FANTASÍA (2008) y MSC SPLENDIDA (2009): Pertenecen a la clase “Fantasía”. Con un desplazamiento máximo de 138.000 toneladas y capacidad en origen para 3.959 pasajeros, son los buques más grandes construidos para un armador europeo.
En construcción se encuentra el MSC MAGNIFICA (clase “Música”), que se espera que entre en servicio para marzo de 2010.


Como ejemplo de estos trasatlánticos, queremos hoy destacar al MSC FANTASÍA, número diez de la Compañía. Visitó el puerto de Santa Cruz de Tenerife (Islas Canarias) por primera vez el sábado 10 de enero de 2009 haciendo una majestuosa entrada al Muelle Sur, y regalando a los presentes su imponente estampa, no en vano se trata de uno de los trasatlánticos más grandes construidos en la actualidad.

Allí quedaron atracados sus 333 m. de eslora, 38 metros de manga y un puntal de 60 metros distribuidos en dieciocho cubiertas. Sus potentes motores alcanzan una velocidad de crucero de 23 nudos para desplazar 135.500 toneladas

Los aludidos astilleros Aker Yards vieron como desde el otoño de 2007 crecía este coloso a lo largo de los meses, supervisados estos trabajos en todo momento por el Departamento Técnico de MSC, debido a la enorme importancia que da la naviera a los detalles; este celo en el desarrollo del proyecto les hizo merecedores de un premio de la empresa Bureau Veritas por su nivel en el control de calidad.

Para su construcción se han empleado técnicas y materiales de vanguardia, hasta el punto de que se han utilizado sistemas modulares y de prefabricación para rentabilizar al máximo el tiempo, y por ende, los costos. Y no se ha olvidado el respeto por el medio ambiente, un ejemplo, las aguas residuales son tratadas para su reutilización con fines técnicos. Por otro lado, el ahorro de energía está garantizado con los sistemas de control instalados en todas las cabinas y zonas comunes para conseguir mejorar de un modo sostenible el gasto de electricidad, lo que reduce notablemente el consumo de combustible, y, en consecuencia, la emisión de gases improcedentes para el medio ambiente; además, el sistema de aire acondicionado no solo lo recicla, sino que permite disminuir su uso en función de las necesidades del lugar. Todo ello debidamente complementado con la utilización de materiales de última generación para el aislamiento térmico, y también acústico.

El proyecto tanto exterior como interior fue elaborado por el prestigioso estudio De Jorio Design International, de Génova, una empresa que se ha hecho un gran nombre internacional en el diseño y arquitectura naval y en el cual, la naviera MSC ha puesto toda su confianza para llevar a buen fin su plan de expansión.

Su interior es una muestra del estilo típicamente italiano, que huye de la acumulación de objetos, prefiriendo el detalle y consiguiendo ambientes más distinguidos. Los elementos decorativos, así como el mobiliario son exclusivos, y algunos de ellos diseñados sólo para el MSC FANTASÍA.


Este trasatlántico de bandera italiana tiene capacidad actual para 4.100 pasajeros alojados en 1.637 camarotes, con una disponibilidad máxima de cuatro ocupantes cada uno. Al tratarse de un buque del tipo “Vista”, la mayoría de sus cabinas, el 80%, son exteriores, 1.258 de ellas con balcón. Los camarotes están equipados con aire acondicionado, aparato de televisión, de radio, minibar, caja de seguridad, y servicio de habitaciones las veinticuatro horas. Gran parte de ellos disponen conexión para ordenadores portátiles, aunque este servicio no es gratuito. Las personas con algún problema de movilidad no han sido olvidadas y cuentan con cuarenta y tres camarotes especialmente adaptados para que todo el mundo se sienta cómodo.

Pero lo que hace peculiar al MSC FANTASIA es su zona de lujo con categoría de 6 estrellas. Se trata del “MSC Yacht Club” absolutamente exclusivo para personas muy exigentes. Las 99 cabinas que configuran esta zona son suites cuyo tamaño oscila entre los 18 y los 65 m², decoradas primorosamente —las paredes están recubiertas de maderas nobles, al igual que los muebles; los baños cuentan con profusión de mármol y el suelo es un cálido parquet entrelazado con mármol en tonos amarillos—; cuenta, al igual que el resto de los camarotes, con televisión, caja de seguridad, aire acondicionado y demás, pero la diferencia estriba en que dispone de servicio de mayordomo las veinticuatro horas del día. Este mayordomo se encarga desde la recepción del equipaje a las recomendaciones sobre vinos y puros, pasando por la organización de fiestas privadas si así se le pide, y además, sirve el té. Pero aún hay más. Esta zona VIP cuenta con recepción privada pues tiene acceso exclusivo, solo sus pasajeros pueden disponer de una piscina cubierta con techo de cristal retráctil, solarium, un salón panorámico en proa donde se puede disfrutar de espectaculares vistas y también disponen de dos bañeras de hidromasaje. La generación de adrenalina está garantizada mediante un simulador de Fórmula 1, el cual, por cierto, fue inaugurado por el piloto italiano Jarno Trulli; y la afición a las películas puede superar lo imaginable gracias a la sala de cine interactivo 4D. Una serie de pantallas mantendrá informados en todo momento a los viajeros de la ruta seguida y las condiciones meteorológicas. Desde el salón panorámico parte una espectacular escalera, construida en cristal Swarovski, que lleva a la cubierta 16, y el pavimento es de mosaico de mármol negro y amarillo.



El MSC FANTASIA cuenta con dieciocho cubiertas de las que trece (horror para los supersticiosos) están a disposición de los pasajeros, configurando un total de 27.000 m² de zonas comunes (1). El acceso a ellas se puede hacer gracias a los veinticinco ascensores repartidos por doquier, dos de ellos panorámicos —y uno es de uso exclusivo para los huéspedes del “MSC Yacht Club”—. Cuenta con cinco restaurantes entre los que destaca L’Etoile de cocina francesa, y diecinueve bares —Manhattan Jazz Bar o Sports Bar entre ellos—, de los cuales, Il Capuccino muestra una pequeña colección de cafeteras de diferentes épocas. Un salón de belleza y el MSC Aurea Spa, de estilo balinés —con una piscina para masajes relajantes, tratamientos de barro, vapor, masajes y demás—, cuidan del aspecto de los pasajeros en un espacio de 1.700 m². No hay lugar para el aburrimiento, cuatro piscinas exteriores, diez bañeras de hidromasaje, un teatro —L’Avanguardia, con capacidad para 1.603 espectadores—, una sala de exposiciones, un cine, una biblioteca, una macrodiscoteca, un casino que ocupa 1.000 m², una sala de juegos y por si fuera poco, 400 m² de zona comercial, donde se pueden encontrar las marcas más exclusivas, alrededor de una plaza de estilo genovés con fuente y todo, ofrecen un entretenimiento tranquilo y sin prisas. El deporte también es importante, y por ello el MSC FANTASIA ofrece pistas para jugar al baloncesto o al tenis, también se puede practicar jogging o minigolf. Los más pequeños tienen su lugar, se les ofrece a los padres servicio de guardería y diferentes actividades para que los niños y adolescentes no se sientan fuera de lugar. Por otro lado, al igual que se han diseñado camarotes específicos para personas con algún tipo de discapacidad, el resto del barco les facilita la movilidad y comunicación sea cual sea dicha discapacidad.

La naviera tomó posesión de su nueva propiedad el 11 de diciembre en una ceremonia en la que fue arriada la bandera francesa para izar la italiana, acto que fue amadrinado por Asia Aponte de cuatro años de edad, nieta del propietario de MSC Cruceros, Gianluigi Aponte (2). A continuación emprendió viaje desde Saint Nazaire hasta Nápoles tocando los puertos de Lisboa, Gibraltar, Alicante, Barcelona y Marsella.

El 18 de diciembre de 2008, en Nápoles, tuvo lugar su inauguración oficiando como madrina la actriz italiana Sophia Loren, en medio de una bonita fiesta. De inmediato, emprendió su itinerario inaugural zarpando desde Génova y que le llevaría durante 9 días a visitar Rodas, Alejandría, Mesina y Nápoles.

En los primero días de enero de 2009 puso rumbo al Atlántico para visitar Madeira, y Tenerife y Lanzarote en las Islas Canarias.

A partir de marzo de 2009 y hasta octubre del mismo año cumplimenta un itinerario por el Mediterráneo saliendo desde Barcelona, escogido este puerto como base, para visitar los puertos de Marsella, Génova, Nápoles, Palermo, Túnez, Palma de Mallorca y nuevamente a Barcelona. En noviembre y diciembre de 2009 iniciará su segunda ruta hacia el Atlántico, zarpando de Barcelona y haciendo escalas en Funchal, Santa Cruz de Tenerife, Arrecife de Lanzarote, Málaga, Civitavecchia, Génova para regresar nuevamente a Barcelona en un viaje de doce singladuras.

Desde las páginas de esta revista digital deseamos al MSC FANTASÍA buena mar y buena suerte.
_________________________

(1). Relacionadas de abajo arriba, las cubiertas destinadas al pasaje tienen las siguientes denominaciones: Fantasía (cubierta 5), Magnífico (cubierta 6), Sublime (cubierta 7), Favola (cubierta 8), Radioso (cubierta 9), Sogno (cubierta 10), Meraviglia (cubierta 11), Inncanto (cubierta 12), Arcobaleno (cubierta 13), Miraggio (cubierta 14), Splendido (cubierta 15), Aurora (cubierta 16) y Sun Deck (cubierta 18).

(2). El nacimiento de la MSC, siglas de la Mediterranean Shipping Company, la segunda Compañía más importante en el transporte de contenedores a nivel mundial, después de Maersk/SeaLand, tiene su origen en 1970, cuando el naviero italiano Gianluigi Aponte (nacido en Sorrento en 1940), compró en el mercado de segunda mano el buque PATRICIA (ex KORBACH) de 1.750 toneladas de registro bruto, construido en 1955 en los astilleros alemanes Jos L. Meyer, de Papenburg, con el objeto de destinarlo al tráfico en el Mediterráneo. En 1971, Gianluigi Aponte adquiere su segunda unidad, el RAFAELA (ex MAGDEBURG) de 2.441 toneladas de registro bruto, construido en 1952. A partir de este momento su Compañía tomaría su nombre definitivo, con el que permanece hasta hoy. Durante la década 1970-1980, MSC extendió sus rutas al Este de África, Noroeste de Europa y Oriente Medio, aumentando progresivamente la flota con buques de segunda mano, destacando entre ellos los GINA, PENNY S y GINA.

© Coral González

Principal fuente consultada:

http://www.msccruceros.es/

1 comentario:

Gerard dijo...

Los msc cruceros Fantasía son súper lujosos! Yo estuve el verano pasado y este seguramente vuelva porque la pasé genial!