domingo, 20 de febrero de 2011

¡FELICIDADES, CORREILLO LA PALMA!

 


Estos días, cuando está próximo a cumplirse el nonagésimo noveno cumpleaños de este buque, el correillo LA PALMA ha sido noticia por un grato acontecimiento. A la Fundación Correillo La Palma le ha sido entregado el premio “CICOP CANARIAS de Conservación y Restauración del Patrimonio Industrial”, galardón internacional que reconoce el notable trabajo de rescate y rehabilitación de este pequeño, aunque emblemático buque, el cual, contribuyó a la unión de las islas del archipiélago canario y a su intercambio comercial y cultural durante más de seis décadas del pasado siglo.

Tan importante distinción le fue concedida en octubre de 2010 y entregándosela en un solemne acto que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad de Valencia el pasado 10 de febrero de 2011.

Los premios de la Fundación Internacional para la Conservación del Patrimonio (CICOP), fueron instituidos con el abierto propósito de reconocimiento y aproximación al contexto del Patrimonio Cultural mundial. Son otorgados a organismos, instituciones o personas empeñados en contribuir al mantenimiento y conocimiento del Patrimonio Cultural.

El correillo LA PALMA y su fundación defensora constituyen un claro ejemplo de salvaguardia del Patrimonio Universal y denodada lucha por su mantenimiento, digno de distinción. La Fundación Correillo La Palma, desde hace ya varios años, ha concentrado sus esfuerzos en la restauración de este pequeño tesoro de la Marina Mercante, que data de 1912, no sólo para evitar que aumente el rimero de chatarra en la que continuamente se convierten los barcos con historia propia, sino para conseguir que este antiguo buque mixto de carga-pasaje pueda ser nuevamente útil, constituyendo el anhelo de esta sociedad el que vuelva nuevamente a navegar, y además con pasajeros. Si esta intención finalmente pudiera materializarse, el correillo LA PALMA tendría el honor de ser el buque de pasaje en servicio más antiguo del mundo, título este de mucho valor y empaque que define meritoriamente a una sociedad occidental no caciquil… caso de que se consiguiese.

Desgraciadamente la crisis económica que a todos nos embarga, también ha afectado a los trabajos de la mencionada Fundación, paralizando la mayoría de los proyectos que con tanta energía desean realizar, entre ellos, y aparte de su razón de ser, la restauración del correillo, se halla la de la utilización de un edificio representativo del puerto tinerfeño, como es la popularmente conocida como “Antigua Estación del Jet Foil”, para fundar un museo marítimo. La máxima institución de la isla, el Cabildo Insular de Tenerife, se ha mostrado de acuerdo en todo momento, porque complementaría su red insular de museos, y la estrella de este Museo Marítimo sería, indiscutiblemente, el correillo, una verdadera joya, reliquia viva de la ingeniería naval mundial. No obstante, hasta dentro de algunos años, y con el beneplácito de nuevos equipos de gobierno salidos de las urnas, no se verá materializado tan didáctico fin.

La Estación Marítima del Jet Foil fue proyectada por el grupo N-3 compuesto por los arquitectos tinerfeños Antonio Corona Bosch, Arsenio Pérez y Eustaquio Martínez. Es un recinto de 2.200 metros cuadrados, de los cuales 1.500 están construidos, y el resto es una gran terraza. Sobre base de hormigón armado se erige una estructura metálica, bajo la cual el espacio se distribuye en dependencias que jalonan una calle interior, en una sola planta. Las obras comenzaron el verano de 1988 entrando en funcionamiento el 15 de abril de 1991, siendo su inauguración oficial el 29 de abril de ese mismo año.

Durante algunos años fue el punto de embarque y desembarque de los Jet Foils que unían en 80 minutos las islas de Tenerife y Gran Canaria.

Para saber más sobre el correillo LA PALMA consultar el siguiente enlace de este blog:

http://escoben.blogspot.com/2009/06/correillo-la-palma.html


Vista general de la Estación del Jet Foil y el Correillo LA PALMA

 

Fachada principal de la Estación del Jet Foil


Lateral de la Estación


Fachada trasera

Calle interior


© Coral González