martes, 15 de noviembre de 2011

EAGLE

A principios de los años treinta del siglo XX, Alemania estaba experimentando una serie de cambios sociopolíticos debidos a su nuevo gobierno nazi encabezado por Adolf Hitler. En ese entonces, nada hacía prever el negro futuro que se cernía sobre las cabezas de los ciudadanos alemanes, pues los nuevos gobernantes se esforzaban desde el primer momento en darle lustre a un país que había quedado hundido en la posguerra del perdedor de la Gran Guerra. En el afán de realzar el orgullo patrio que definía la Alemania de aquella época, su emergente industria fue puesta al servicio de la magnificencia tan apreciada por el Führer. Y la Armada no fue ajena a este proceso.

Iniciada la construcción en el año 1933 en los astilleros hamburgueses Blohm & Voss de la estilizada corbeta GORCH FOCK, sustituta necesaria del malogrado NIOBE (http://escoben.blogspot.com/2011/04/gorch-fock.html), se tomó la decisión de aprovechar el proyecto de esta nave para la construcción de otros tres veleros de igual imponente aspecto: HORST WESSEL (actual EAGLE), ALBERT LEO SCHLAGETER (hoy SAGRES II) y el inacabado HERBERT NORKUS, el cual estaba en proceso de construcción en los astilleros cuando estalló la Segunda Guerra Mundial; en 1947 los aliados lo cargaron de explosivos y lo remolcaron hacia alta mar donde lo detonaron perdiéndose para siempre. También, dentro de la clase “Gorch Fock” fue construido el MIRCEA, pero este velero había sido encargado por la Marina rumana, bajo cuya enseña sigue navegando en la actualidad. Veinticinco años después, con los mismos planos se construyó un nuevo GORCH FOCK.

Vamos hoy a dedicar nuestra atención al HORST WESSEL. Fue el segundo de la clase y llevaba en origen el nombre del compositor del himno nacionalsocialista Die Fahne hoch también conocido como Horst Wessel Lied. Horst Ludwig Wessel (1907-1930) fue líder de las juventudes nazis y terminó siendo “mártir” del nazismo al morir a manos de miembros de la “oposición”.


El HORST WESSEL fue puesto en grada el 15 de febrero de 1936. El casco del nuevo velero fue realizado en acero de 0,4 pulgadas de grosor, tenía una eslora de 89,73 metros, una manga de 11,92 metros, un calado de 5,18 metros y desplazaba en origen 1.634 toneladas. Lucía tres palos con una superficie vélica total de 1.983 m² y presentaba dos cubiertas corridas, de las cuales, la principal fue forrada con madera de teca, y una cubierta inferior, así como dos castillos, uno a popa, y otro a proa donde lucía un águila imperial de cuyas garras pendía la cruz gamada símbolo del Tercer Reich. Fue botado el martes 30 de junio de 1936, en presencia del mismísimo Adolf Hitler, con todo el ritual que se podía esperar del boato nazi. Fue inaugurado el 17 de septiembre de 1936.

Poco después fue entregado a la Kriegsmarine para ser destinado a la formación de sus oficiales. Como primer capitán fue designado el entonces comandante Auguste Adolf Karl Hermann Thiele (1894-1967) quien lo llevó a su puerto base en Kiel, al norte de Alemania bañado por el mar Báltico, donde comenzó su misión como buque-escuela con una tripulación que sobrepasaba los 250 hombres, la mayoría cadetes. Hizo diversos viajes de adiestramiento en uno de los cuales, en 1939, llegó al puerto canario de Santa Cruz de Tenerife donde cargó suministros. Además de visitar puertos europeos también viajó al Caribe.

Ese mismo año, 1939, estalló la II Guerra Mundial y el HORST WESSEL permaneció amarrado aunque siguió en su labor de adiestramiento a pie de muelle hasta que en 1942 fue artillado y destinado al Báltico donde fue misionado para el transporte de soldados y suministros. Incluso llegó a participar en alguna acción de guerra en las que logró derribar tres aviones soviéticos.

En las últimas semanas de la guerra los aliados se cebaron con Kiel sometiéndolo a un continuo bombardeo. En uno de aquellos días, el HORST WESSEL se dirigía a su puerto base con tan buena suerte que no llegó a ser víctima de los ataques por muy poco. Finalmente las hostilidades terminaron y como a sus hermanos, le tocó ser botín de guerra. Fue llevado al puerto de Bremerhaven, en la costa alemana del Mar del Norte, donde el capitán de la Armada norteamericana Gordon McGowan tomó posesión de él.

Su aspecto era lamentable, varios años sin el mantenimiento adecuado y algunas escaramuzas bélicas le habían pasado una visible factura. El capitán McGowan tenía orden de recuperar el buque y llevarlo a Estados Unidos, pero sin ningún costo económico. Logró finalmente que los propios alemanes lo restauraran, pues para ellos era un orgullo trabajar en algo que había sido un símbolo tan importante. Sin embargo fue tarea difícil. Alemania estaba en ruinas, por lo que conseguir las piezas de repuesto necesarias que requería el HORST WESSEL era misión casi imposible. Con mucho tesón y aún más entusiasmo fueron poco a poco consiguiendo recuperar el resplandor perdido. Fue eliminada el águila nazi para ser sustituida por el águila pescadora de cabeza blanca, símbolo nacional de los Estados Unidos; también le fue cambiado el nombre por el de EAGLE, en recuerdo de un viejo velero americano del mismo nombre que surcó los mares a finales del siglo XVIII.

Una vez acabados los trabajos de puesta a punto y aun sin haber abandonado Alemania, fue dado de alta en el Servicio de Guardacostas norteamericano el 15 de mayo de 1946; de inmediato su fino y limpio tajamar volvió a abrir el océano con su bauprés apuntando hacia los Estados Unidos aparejado de corbeta, aunque no sin alguna dificultad. Para poder maniobrar eficazmente este navío hacía falta una nutrida tripulación y no había marinos norteamericanos suficientes, así que contrataron a parte de la antigua tripulación del HORST WESSEL para comenzar el viaje sin demora alguna.

A mitad de camino fueron sorprendidos por un huracán, tras duros trabajos su tripulación consiguió superar el temporal, pudiendo comprobar que el EAGLE, marinero de estirpe, saboreaba a placer los rociones de la mar alta y dura, se adrizaba firme y sereno, y luchaba y se comportaba como sólo un gran barco sabía hacer. Finalmente, llegó sano, salvo y orgulloso a su nuevo puerto base de New London, Connecticut, para iniciar su labor de buque-escuela de los cadetes de la Academia de Guardacostas, fundada en 1876, en cursos cuya duración oscila entre 15 y 17 semanas en verano para una media de 175 alumnos por curso.

Allí sustituyó a la fragata DANMARK. Hagamos un poco de Historia:

En diciembre de 1941 esta fragata danesa se encontraba en los Estados Unidos. En aquellos días la base americana de Pearl Harbor había sido atacada brutalmente por la Armada Imperial japonesa obligando a los Estados Unidos a declarar la guerra a Japón inmediatamente. La situación internacional se hacía aún más difícil si cabe, y si bien Dinamarca hacía algo más de un año que había sido ocupada por Alemania, aún mantenía un cierto estatus de autonomía por lo que ante tal estado de cosas el capitán de la DANMARK, Knud L. Hansen (a su mando desde 1937), decidió que su buque permaneciera a salvo en aguas americanas, de momento más seguras, teniendo el acierto de ofrecerlo temporalmente a las autoridades norteamericanas. Arrumbó hacia New London donde llegó el 3 de enero de 1942, y allí comenzaron a adiestrar cadetes norteamericanos según el programa de instrucción danés. Las autoridades locales comprendieron de inmediato lo importante que era el aprendizaje de las artes marineras de un modo tan tradicional, rindiéndose ante la efectividad de este sistema. Finalizada la guerra, la fragata DANMARK volvió a izar su bandera danesa el 26 de septiembre de 1945 marchando hacia Europa y dejando un muy buen sabor de boca a los Guardacostas, razón por la que estos acogieron al EAGLE con gran júbilo cuando llegó a su puerto.

En su labor de preparación a los futuros oficiales del Servicio de Guardacostas, y aunque normalmente el USCGC EAGLE (WIX-327, identificativo IMO nº 6109973) opera en la costa este de Estados Unidos, ocasionalmente visita Europa y a veces participa en regatas de alto bordo. Alguna de esas visitas la ha hecho al puerto de Santa Cruz de Tenerife, como sucedió en 1948 (poco después de haberse terminado las obras de ampliación de esta infraestructura portuaria) y en 1952. La prensa recogió la visita que hizo a este puerto del Archipiélago Canario el 24 de julio de 1961 navegando bajo las órdenes del capitán Steele. Había salido de New London, Conneticut, el 9 de julio anterior en un viaje de instrucción, haciendo escalas en Burdeos, Lisboa y Cádiz desde donde zarpó el día 21 rumbo a Tenerife, acompañado por las fragatas guardacostas CASTLE ROCK (bajo el mando del capitán Waters) y DOCKWAY (bajo el mando del capitán Norris). A bordo viajaban más de 250 cadetes. En puerto, el EAGLE pudo ser visitado por quienes quisieron acercarse a conocerlo. Finalmente, el día 26 la flotilla se hizo a la mar, ante la atenta mirada del numeroso público congregado en el muelle.


Entre los años 1981 y 1982 entró en astilleros para ser remodelado. En esta ocasión el EAGLE fue equipado con compartimentos estancos, y una de sus cubiertas se dividió en pequeños camarotes con literas (hasta ese momento la tripulación descansaba en coyes). También se le instaló un sistema de propulsión mecánica auxiliar más moderno, un motor diesel Caterpillar. A partir de ahora será capaz de navegar a vela a una velocidad media de 17 nudos, y a motor a 10 nudos.

En otra ocasión que traspasó las fronteras norteamericanas visitó nuevamente Tenerife, viaje que tuvo cierta relevancia. De un lado, en uno de sus cursos de instrucción de 17 semanas iba a realizar uno de sus viajes más largos: Tenerife-Bermuda. De otro, tras zarpar rumbo a Hamilton después de haber pasado el fin de semana en el puerto tinerfeño de Santa Cruz, avistó un barco negrero a 23 millas al suroeste de Tenerife. Fue el día 15 de agosto de 2005 cuando, hacia las nueve de la noche, logró distinguir al motopesquero ALIANCA, de construcción en madera, en penoso estado y a bordo del cual viajaban 95 inmigrantes subsaharianos que, tras salir de Dakar, llevaban varias semanas a la deriva, sin timón ni combustible, y a quienes se les habían acabado los suministros. Desde el EAGLE se les auxilió con agua y comida, al tiempo que pusieron el hecho en conocimiento de las autoridades canarias quienes activaron el sistema de salvamento para dar acogida a aquellas pobres gentes, siendo llevado a remolque hasta el puerto de Los Cristianos (al sur de Tenerife) por el remolcador PUNTA SALINAS.

En la actualidad, el EAGLE sigue desempeñando su papel de buque-escuela del Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos, participando en regatas y ejerciendo de embajador de buena voluntad, siendo modernizado sistemáticamente para su mejor conservación, garantizándose así su continuidad en el tiempo y alejando cualquier temor de pérdida de este gran tesoro del mar, excepcional testigo de la Historia del siglo XX y testimonio vivo que es de la permanencia de la navegación a vela en el siglo XXI. Las catedrales del mar siguen dando sombra al gran azul, señoreando las olas con su albura eterna.

© Coral y Ramiro González

_____________________________

Principales fuentes bibliográficas consultadas:


Periódico EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife, en su edición del 25 de julio1961.

Periódico EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife, en su edición del 27 de julio de 1961.

Periódico EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife, en su edición del 16 de agosto de 2005.

Periódico EL DÍA, Santa Cruz de Tenerife, en su edición del 17 de agosto de 2005.

“El Gran Libro de los Veleros”. Autor: Ollivier Puget. Edita: Editors, S. A. – Iberlibro. 2002.

“Grandes Veleros”. Autor: Franco Giorgetti. Edita: Ediciones LU – Librería Universitaria de Barcelona, S. L. 2007.

“Los presidentes del Centenario”. Autor: José Manuel Ledesma Ramos. Edita: Puertos de Tenerife – Autoridad Portuaria de S/C de Tenerife. 2008.