sábado, 12 de junio de 2004

EL "PRINCIPESSA JOLANDA"

Es el nombre de una de las dos unidades rápidas de lujo proyectadas por el ingeniero Dr. Piaggio, presidente del Lloyd Italiano S.A. de Génova,  cuyo  objeto era igualar e incluso superar a otros buques  pertenecientes a navieras rivales del Norte de Europa, que cubrían las líneas de pasaje entre el Mediterráneo y América.

El "Principessa Jolanda" y su gemelo el "Principessa Mafalda" podían definirse como auténticas joyas de la arquitectura naval de la época y sus características superaban a las de otras unidades contemporáneas de la Royal Mail británica, la Compagnie de Navigation Sud Atlantique francesa, la Hamburg-Südamerikanische alemana o la Koninklijke Hollandsche Lloyd holandesa, que eran las competidoras  directas del Lloyd Italiano, armador de los gemelos citados.

Con un registro de 9.210 toneladas brutas y 5.087 netas, el "Principessa Jolanda" fue botado en los astilleros Cantieri Navali del Tirreno de Riva Trigoso situados a pocos kilómetros de La Spezia en la bahía de su nombre, la mañana del 22 de Septiembre de 1907. Inesperadamente, apenas acabó de resbalar por las gradas de construcción, el "Principessa Jolanda" se tumbó sobre su costado de babor y se hundió ante la mirada estupefacta de los asistentes a la ceremonia. Ante la imposibilidad de reflotarlo, se decidió desguazarlo "in situ" recuperándose sus dos máquinas de vapor de cuádruple expansión. Con ellas habría alcanzado 18 nudos de velocidad de crucero lo que le hubiera permitido efectuar el viaje hasta el  Río de La Plata en algo más de quince días.  Dichas máquinas se utilizaron en los buques de carga "Milazzo" y "Volturno" de 11.400 toneladas de registro bruto cada uno.  Cuando se botaron en 1914 en Muggiano, cerca de Riva Trigoso, eran los mayores cargueros de la flota mercante italiana. 

El Lloyd Italiano, S.A., se fundó en Génova el 17 de Noviembre de 1904 con un capital social de 12.000.000 de liras de los que 3.520.000 fueron suscritos por la Casa Piaggio, 3.200.000 por el Dr. Pastorino, 500.000 por el Dr. Piaggio y el resto por  las familias Bombrino, Croce, Brian, D'Ali y Doria Pamphili. En 1907 se emitieron 100.000 nuevas acciones de las que 50.000 fueron suscritas por la Navigazione Generale Italiana. 

Las chimeneas de los vapores de la compañía eran amarillas con tope negro, colores  que separaban dos delgados zunchos amarillo y negro. La bandera era azul con un rombo central blanco que incluía un ancla y las iniciales L.I. en negro. El casco era también negro, la obra viva de color rojo oscuro y los mástiles de color mostaza.

Los objetivos de la compañía eran el transporte de emigrantes entre el Mediterráneo y el Norte y el Sur de América. Posteriormente se crearía una línea de lujo rápida con el Río de La Plata que se pensaba iniciar con la pareja "Jolanda" y "Mafalda". Por desgracia sólo este último, que fue botado el 22 de Octubre de 1908 también en Riva Trigoso,  pudo inaugurar la línea para la que había sido proyectado y el 9 de Marzo de 1909 zarpó de Génova a media tarde con sus tres clases completas y 524 emigrantes a bordo. Estaba al  mando del Capitán De La Penne, y como Primer Oficial se encontraba el también Capitán Tarabotto, que posteriormente mandó el  "Rex" cuando este espléndido trasatlántico conquistó la Cinta Azul del Atlántico en 1933.

Los barcos que formaron la flota del Loyd Italiano eran el "Florida", el "Virginia", el "Indiana", el "Luisiana", el "Mendoza", el "Cordoba", el "Principessa Mafalda" y el malogrado "Principessa Jolanda".

El final del Lloyd Italiano fue el mismo que el de otras sociedades que formaron el grupo Navigazione Generale Italiana. En un determinado momento se consideró superflua su existencia como ente separado del resto  y en dos asambleas convocadas el 24 de Marzo de 1919 se decidió liquidar el Lloyd y transferir sus actividades y sus buques a la Navigazione Generale Italiana. Su vida había durado trece años y siete meses.

© José Luis Torregrosa
_________________________

Puede ver imágenes de este buque en http://www.raffaelestaiano.com/un_varo_sfortunato.html