miércoles, 11 de agosto de 2004

PERDIDA DEL "CASTILLO VALLDEMOSA"

Siguiendo con los artículos relacionados con las pérdidas de buques de la Empresa Nacional Elcano, hablaremos en este número de un fatal accidente acaecido en el puerto de Santa Cruz de Tenerife el 16 de septiembre de 1943.

Click para ampliar Sobre las 17,45 horas de la tarde de ese día, se produjo una explosión en el vapor "Castillo Valldemosa" originada en la bodega nº1, cuando se encontraba atracado en el muelle Norte cargando bidones de gasolina. El fuerte estruendo fue seguido de grandes llamaradas que, tras sucesivas explosiones envolvieron al buque en llamas. (El fuego se propagó al puente y seguidamente a la popa del buque, alcanzando más tarde a toda la obra muerta).

Atracado en el mismo muelle a popa del buque siniestrado, se encontraba el vapor "Castillo Jarandilla"* de la misma compañía, cargado también de gasolina, que  pudo ponerse a salvo después de despegarse del muelle y romper la cadena del ancla.  Así mismo, las motonaves "Ciudad de Sevilla" y "Ciudad de Valencia" atracadas en el muelle dique Sur se hicieron rápidamente a la mar, al igual que el minador "Marte", en previsión de posibles consecuencias.

Click para ampliarMientras tanto, el "Castillo Valldemosa"  quedaba al garete al arder las estachas que lo sujetaban al muelle, únicamente sostenido por el ancla que posteriomente perdería. Fue entonces cuando en una pequeña embarcación tripulada por Manuel Alonso Romero, empleado de los varaderos de la Junta de Obras del Puerto, en compañía de José Reyes González, guardamuelles y, Rafael Domínguez Ramos, vigilante de la Junta, se procedió a la arriesgada operación de amarrar dos cables al timón del buque. Manuel Alonso después de lanzarse al agua por dos veces, lograba llevar a cabo con éxito esta misión, siendo recogidos los cables por el remolcador "Cory" que consiguió llevar al vapor fuera del puerto en dirección al Sur, donde lo abandonó sobre las nueve de la noche envuelto en llamas, a unas dos millas de la costa, quedando el buque a la deriva en medio de esporádicas explosiones. En la madrugada del viernes 17, el "Castillo Valldemosa", arrastrado por las corrientes encalló en una playa conocida por el nombre de Puerto Caballos. Posteriormente, empujado por las brisas y sacudido por las contínuas detonaciones de su cargamento, siguió a la deriva por el litoral de la isla con dirección al Sur, embarrancando en la cala existente entre la Punta de Las Coloradas ( Santa María del Mar ) y la Punta de Guadamojete ( Radazul ). A primera hora de la tarde del viernes, el Comandante de Marina, D. Aurelio Arriaga Adán, dispuso la salida del algibe de la Armada "A 2" , con el auxilio del Servicio de Bomberos de la Refinería, para intentar el salvamento del casco del buque siniestrado. Los esfuerzos del "A 2" resultaron inútiles ante la imposibilidad de acceder al lugar del embarrancamiento y, a las constantes explosiones a bordo del buque siniestrado.

A las siete de la tarde del viernes 17 de septiembre de 1943, el "Castillo Valldemosa" desapareció bajo las aguas después de una fuerte explosión.

El "Castillo Valldemosa" matriculado en Cádiz, había arribado al puerto de Santa Cruz el lunes 13 procedente de Marruecos. Venía al mando del capitán Ricardo Garrastazu y contaba con una tripulación de 14 hombres. Estaba consignado en esta plaza por Antonio Ledesma y Cía., S.L.

Fue construido en Nantes en 1899 con el nombre de "Aunis". Registraba 439 toneladas y tenía una eslora de 50,50 metros por 7,40 metros de manga. Estaba propulsado por una máquina a vapor de 435 caballos  que le daban 10 nudos. En 1935 fue adquirido por la Cía. HURET de Ruán ( Rouen ) y, más tarde en 1937, por la MARSEILLE MARITIME. Durante la Guerra Civil Española fue capturado en 1939, pasando a la Empresa Nacional Elcano, antes Gerencia de Buques Mercantes para Servicios Oficiales, con el nombre de "Castillo  Valldemosa".

A la hora de producirse el siniestro (17,45 p.m.), el vapor  estaba a punto de zarpar con destino a Melilla con un cargamento de 1.200 bidones de gasolina* , del que sólamente faltaba por cargar 20 bidones ( 1 camión ) y, la mayor parte de la tripulación estaba cenando, por lo que algunos tripulantes pudieron saltar al muelle y otros se precipitaron al agua, de donde tres de ellos fueron rescatados por la falúa del minador "Marte" y más tarde trasladados a la Casa de Socorro en unión de otros dos. Después de ser asistidos en dicho centro pasaron a la clínica del Doctor José Fariña donde quedarían ingresados los siguientes miembros de la tripulación:

Tomás Pérez Santana de 38 años, Francisco Rodríguez Suárez de 20 años, Canuto Medina Nuez de 53 años ( tripulante del pesquero "Ramón de Carranza" que se encontraba de visita en el buque siniestrado),  Francisco Sosa Saavedra de 34 años ,  naturales de Las Palmas de Gran Canaria y, Cirilo Chacón de León de 33 años de edad natural de Fuerteventura. También resultaron heridos de menor consideración los tripulantes: Antonio Camejo Hernández, natural de Lanzarote, Juan Rodríguez Suárez, de Agaete y Manuel Moure Pérez, de Galicia.

Por desgracia hubo que lamentar la desaparición de cuatro tripulantes que en el momento de la explosión se encontraban en el interior del buque:

José Alamo Medina, Sebastián Alamo Martín, Francisco Curbelo Martín, naturales de Las Palmas y Francisco Nieto Caballero( calderetero) natural de Cádiz y casado en Santa Cruz de Tenerife.

 

* El "Castllo Jarandilla" (643 brutas) se perdería por incendio en Melilla en 1944.

* El cargamento se hallaba asegurado en 500.000 pesetas por la Cía. Hispanoamericana de Seguros y Reaseguros que representaba en S/C de Tenerife D. Juan P. Schwartz.

 

© escobén