miércoles, 6 de octubre de 2004

LA GOLETA FRANCESA "LA BOUDEUSE"

Click para ampliarProcedente de Ajaccio en la isla de Córcega, el pasado día 11 de Agosto  llegó al puerto de Tenerife la goleta francesa de  tres mástiles "La Boudeuse", que se propone repetir a lo largo de dos años, el periplo efectuado por el navegante francés Louis Antoine de Bougainville, quien dio la vuelta al mundo en 1766 a bordo de un navío del mismo nombre por encargo del rey de Francia Luis XV. En aquella ocasión Bougainville se dirigía a las Islas Malvinas para proceder a la devolución de las mismas a España a quien se las había intentado arrebatar dos años antes, poblándolas con colonos franceses procedentes de St. Malo. Posteriormente prosiguió su viaje alrededor del mundo navegando hacia el Pacífico y el Indico, rodeando Africa para regresar a su país en Marzo de 1769.

El 17 de Diciembre de 1766, el barco de Bougainville se encontraba a la vista de las Islas Salvajes. El 18 del mismo mes avistaron La Palma y el 19 El Hierro y aunque no recalaron en ningún puerto de las Canarias, su paso por aguas del Archipiélago puede considerarse el inicio de las exploraciones científicas que se sucedieron a lo largo de los siglos XVIII y XIX.

El avistamiento de las Islas Canarias servía a los navegantes de entonces que desde Europa se dirigían hacia América, como confirmación de que sus cálculos de navegación eran acertados y que se encontraban en la ruta correcta hacia el Nuevo Continente.

En aquella ocasión el viaje se había iniciado en Brest el 5 de Diciembre de 1766 y tenía por objeto devolver la soberanía de las Malvinas al gobierno español que se había opuesto a la colonización de las mismas por varias familias francesas que habían sido transportadas hasta allí por Bougainville en 1764. Posteriormente "La Boudeuse" se dirigió hacia el Océano Pacífico a través del Estrecho de Magallanes, visitando los archipiélagos de Tuamotu, Tahiti, Samoa, Nuevas Hébridas, Salomón, etc., siendo ésta la primera vez que los franceses dieron la vuelta al mundo, dos siglos después del viaje de Magallanes y Elcano en 1519.

La nueva "La Boudeuse" es una goleta de velacho de tres mástiles, construida en acero en 916 por los astilleros Gebr. Finge de Vlaardingen , Holanda, propiedad del armador francés École de l'Aventure de Ajaccio. Tiene una eslora total de 42 metros (34,07 en cubierta), una manga de 6,59 metros y cala 2,70 metros a plena carga. Su tonelaje de registro es de 138 toneladas brutas y 41 netas. Para las entradas y salidas de puerto, dispone de un motor auxiliar Scania DS12 de 360 caballos de potencia construido en 1999 que le permite alcanzar los 7,5 nudos. La superficie de sus 10 velas es de  525 m2.
El buque tiene cabida para 28 pasajeros además de una tripulación fija de 12 personas.

Click para ampliarAl mando de esta nueva expedición, que está oficialmente patrocinada por la UNESCO, se encuentra el Capitán Patrice Franceschi, que es también autor de 16 libros sobre diversos temas, ha dirigido 10 películas para la TV, es presidente de la Société des Explorateurs Français y miembro de la Société de Géographie. Ha sido miembro de varias misiones humanitarias  por encargo del gobierno francés en Somalia, Afganistán, Rumanía, Bosnia, Sudán, Ruanda, Kurdistán, Camboya, Congo, etc. También se encuentra en posesión de varias condecoraciones de su país entre las que destaca la Legión de Honor.
La goleta zarpó con destino a Sudamérica el lunes 30 de Agosto de 2004 a las 4 de la tarde, después de varar y reparar  en los astilleros Inter-Burgo S.A. de María Jiménez.
  
Durante este viaje de dos años de duración "La Boudeuse" se propone visitar doce pueblos  que permanecen casi tan aislados y desconocidos para nosotros  como lo eran para Bougainville cuando los visitó en el Siglo XVIII.

1) La primera escala la realizarán en la Amazonia Colombiana donde visitarán a los indios nómadas Yuhup, prácticamente desconocidos para el mundo "civilizado".

2) La siguiente escala está prevista en la Isla de Pascua en el Pacífico Sur donde tomarán contacto con los habitantes autóctonos que se consideran "los supervivientes de la Atlántida", a pesar de su localización geográfica.

3) También en el Pacífico, "La Boudeuse" visitará las islas Marquesas y Tuamotu, donde en muchos de sus atolones coralinos habitan varias tribus polinesias desconocidas.

4) Desde allí se dirigirá hacia las islas de Salomón y Vanuatu donde habitan varias tribus melanesias denominadas "salvajes" porque el hecho de no estar en contacto con nuestra civilización.    

5) En Nueva Guinea los viajeros franceses intentarán contactar con las tribus papúes de los Sahudate establecida en las orillas del río Wapoga y conocidos por practicar el canibalismo.

6) No menos inquietante que la anterior es la visita prevista a la tribu Bati que puebla la isla de Ceram en las Malucas y a sus guerreros Shaman.

7) La próxima escala de "La Boudeuse", todavía en el Indico, se producirá en el mar de las Célebes en Indonesia, donde se va a visitar a  los Bad Jao, tribu de costumbres nómadas que vive de la pesca desplazándose en sus barcas-vivienda.

8) También en Indonesia intentarán entrar en contacto con la tribu de los Lamaleranais que son los únicos cazadores de ballenas de los mares ecuatoriales.

9) En Myanmar (Birmania) se visitará a la tribu Moken, que conserva sus costumbres en el interior de la selva birmana pese a la acción destructora de sus sucesivos gobiernos.

10) En el Mar de Arabia en las costas de la península de su nombre, los expedicionarios de "La Boudeuse" entrarán en contacto con los marineros y pescadores de perlas del Yemen.

11) La penúltima visita se efectuará a la tribu pigmea de los Babinga cuyas poblaciones se encuentran en las orillas del Lago Tellé en la República del Congo..

12) La última escala de "La Boudeuse" se llevará a cabo en la región de los pescadores Imraguens que viven de forma sedentaria en las costas de Mauritania. Desde tiempo inmemorial, manadas de delfines "colaboran" con esta tribu ayudándoles a capturar toneladas de peces que ahuyentan hacia la orilla donde los Imraguens los atrapan con redes y arpones.

En paralelo con esta expedición, el Capitán Franceschi prepara un vasto programa dirigido a la juventud  de todo el mundo, ya que durante los dos años de duración del viaje, espera acoger a bordo a  un centenar de jóvenes de entre 18 y 25 años de todas las nacionalidades. De esta manera, "La Boudeuse"  se convertiría en una especie de Torre de Babel que reforzará ideales como la solidaridad, la aventura, la tolerancia y el entusiasmo.

 

© José Luis Torregrosa